lunes, 3 de enero de 2011

DESCANSE EN PAZ, RICARDO ITURBE

Hoy al abrir mi correo, me encontré un mensaje que me dolió mucho, pues me informaron que hace tres años falleció Ricardo Iturbe, el mail me lo envió su hija Vanessa. Muchos se preguntarán quién era Ricardo Iturbe y a continuación duplicaré el post que escribí hace tiempo en mi primer blog, Emelkin uno.


Desde mediados de los setenta, mi padre y yo conocimos a un personaje que de cierta manera fue muy importante para nosotros y para nuestra profesión, se trata de Ricardo Iturbe, quien fungía como gerente de la legendaria "Librería Graphis", librería que fue conocida más por artistas de todo tipo y se localizaba en la calle de Gutemberg en la colonia Anzures de la Ciudad de México. A Ricardo lo conocimos en 1975 cuando vendía libros de arte en su auto, se acercaba a editoriales y escuelas de arte para encontrar artistas, ilustradores, fotógrafos, arquitectos, diseñadores a quienes ofrecerles libros de arte, así se fue haciendo de una numerosa clientela y muchos de sus clientes se convirtieron en sus amigos, (donde nos incluimos).

Ricardo Iturbe, el segundo de izquierda a derecha junto a Sixto Valencia, atrás de él, mis padres y el maestro Rubén Lara con su esposa.


Lo importante de este personaje, es que era como un doctor de cabecera, y conocía a la perfección nuestras necesidades y gustos, adquiría libros raros de referencia que nos ofrecía de inmediato, algunas veces nos llamaba a casa y nos informaba que le habían llegado ciertos títulos. Ricardo no sólo vendía libros por negocio, de verdad disfrutaba el complacer a su clientela sorprendiéndola con lo que adquiría y más que un simple dueño de una librería, para mí era como el librero de la Historia Sin Fin.
Como ejemplo, si necesitabas encontrar un libro de referencias para dibujar vampiros chupando la sangre en varias poses, Ricardo te encontraba libros especializados
de Vampiros succionando sangre, fue el primero en poner en contacto a los artistas con libros verdaderamente raros, ya que por una larga temporada, antes de que existieran las tiendas de cómics, "la Librería Graphis" era donde podías encontrar muchas publicaciones de diversas disciplinas artísticas en un sólo lugar, los que podíamos ir a Estados Unidos, teníamos que visitar varias librerías para encontrar variedad, y en la librería de Ricardo, lo encontrabas todo, si no lo tenía te lo conseguía y a muy buen precio. Con el tiempo Ricardo se hizo amigo de editores y artistas norteamericanos como Frank Frazzeta, Will Eisner y muchos que ni se imaginan, era todo un conocedor del arte y también por un tiempo tuvo que ver con la librería del Museo de Arte Moderno.



Sin embargo, creo que tuvo problemas familiares y se divorció, lo cual fue mermando su salud y economía, hasta que en el 2004, nos sorprendió que la librería cerró y ya no supimos nada de Ricardo nunca más, a pesar de tantos años de conocerlo, nunca tuvimos la precaución de preguntar su teléfono y domicilio ya que siempre lo encontrábamos en su local. Se siente horrible cada vez que pasamos por donde se encontraba la librería y ya no está más, pasábamos momentos muy agradables con el buen Ricardo, sólo esperamos que esté bien y no le haya pasado nada. Fue en nuestra Convención Utopía 2003 que lo vimos por última vez, ya que por sus aportaciones al Arte Mexicano, le dimos el premio "La Plumilla de Plata", premio que el Estudio le da a quienes hacen algo por impulsar al cómic en nuestro país.



Gracias Richard, ahora que ya sabemos que nos dejaste,descansa en paz, tu Kunda Kalari será recordado por nosotros y por quienes te conocieron, cada vez que leo y estudio mis libros, ahí estás.

4 comentarios:

122476 dijo...

Q TRISTE, YO LO CONOCI TAMBIEN Y ME PREGUNTABA Q HABIA SIDO DE LA LIBRERIA Q DESAPARECIO DE LA NOCHE A LA MAÑANA, SALUDOS OSCAR Y FELIZ 2011 PARA TI, TU FAMILIA Y TODOS EN EL ESTUDIO!!!

GARHOUL dijo...

Descance en paz :(

Lalo Becerra dijo...

Descanse en paz. Es triste saber que personas tan importantes ( n por la fama, sino por el legado que dejan a través del tiempo) se nos adelantan en el camino.

Gracias por compartir parte de esta memoria histórica con todos los que visitamos tu Blog, Óscar.

Saludos y abrazos a todos en el Estudio K!

¡KABA-DABA-BOOM!

Anónimo dijo...

Hola Oscar.Soy Paola Iturbe, hija de Ricardo.

Describes muy bien la profesion de mi padre y la pasion con la que hacia su trabajo para complacer a sus clientes. Recuerdo muy bien lo contento que se ponia, cuando le llegaba un cargamento de libros de los Estados Unidos!!! Cada caja era una gran sorpresa. Gracias por lo que escribiste y las fotos. En efecto..que descanze en paz donde quiera que este.